Compartir
Imagen referencial
La Corte Suprema de Justicia de Israel había prohibido a los miembros del Instituto del Templo de realizar el sacrificio de un cordero en el Parque Davidson, el sitio arqueológico adyacente al Muro de los Lamentos, en el lado sur del Monte del Templo.

Si embargo, la policía dió permiso para que la reconstrucción de la ceremonia tradicional de Pascua sea realizada el próximo 13 de abril en la plaza principal del Barrio Judío, dentro de las murallas de la Ciudad Vieja.

El evento está marcado para las 17h30, en el patio de la histórica sinagoga de Hurva. Será precedido de un debate público acerca de las leyes judías del ritual y el lanzamiento de un pedido formal junto al gobierno para coordinación de las visitas al Monte del Templo.

Se esperan centenas de personas, incluyendo a rabinos y líderes políticos, para ser testigos de la ceremonia. El Instituto deja claro que el sacrificio es solo una reproducción de lo que era hecho en los tiempos bíblicos, siendo que el sacrificio de Pascua “real” solo puede ser realizado cuando el Tercer Templo sea construido.

 La idea detrás de la acción es “educativa”, para familiarizar a los judíos modernos con los requisitos y mandamientos de la ley de la Torá [Antiguo Testamento]. Así como fue instruído Moisés, un cordero será muerto, su sangre quitada de la manera tradicional y quemado sobre un altar. El animal será asado y comido en el lugar.

Hace más de una década los miembros del Instituto del Templo realizan la reconstrucción de sacrificios rituales, pero siempre fuera de las murallas que rodean Jerusalén. En 2014, miembros del Instituto fueron presos después de intentar realizar un sacrificio sin autorización en el lugar.

Ellos piden permiso todos los años para realizar la ceremonia tradicional de Pascua junto al Monte del Templo, donde los levitas preparaban los animales cuando el Templo todavía estaba en el lugar. Desde que el Segundo Templo fue destruído por el ejército romano en el año 70, los judíos cesaron los sacrificios de animales.

Temiendo represalias de los musulmanes que controlan el Monte del Templo, el pedido es siempre recusado por la policía y por los tribunales. Esta vez, en cambio, la petición fue concedida, lo que es una marca para el Instituto, dado que es el primer registro de un sacrificio de ese tipo desde la refundación del Estado de Israel, en 1948.

Existe una tradición de sacrificio de esa época del año seguida por la pequeña comunidad samaritana, pero como la sangre es derramada en el monte Gerizim, no sigue estríctamente la tradición Bíblica.

Fuente: Gospel Prime